Boda Kelly y Nick Gloede

Bodas Unico Hotel Riviera Maya

Como amantes de la naturaleza y de las hermosas playas, Kelly y Nick sabían que su día especial debía enmarcarse en el impresionante paisaje tropical de México. El Hotel UNICO 20º87º Riviera Maya resultó ser exactamente lo que estaban buscando. A pesar de algunos baches sin precedentes en el camino, Kelly y Nick pudieron tener la boda de sus sueños rodeados de todos sus amigos y familiares más cercanos, quienes también pudieron disfrutar de una semana completa de descanso y relajación en el paraíso.

 

¿Qué te llevó a elegir una boda destino?

Nos encantó el ambiente íntimo que la playa ofrece para las bodas, se necesitan decoraciones limitadas cuando se tiene un telón de fondo tan hermoso. Somos amantes de la naturaleza y del aire libre y no podríamos pensar en un lugar mejor. También tenemos familia que vive en todos los Estados Unidos, así que los viajes iban a ser parte de los planes de nuestros invitados sin importar donde se celebrara nuestra boda.

 

¿Cómo seleccionaron el complejo turístico? ¿Cuáles fueron los factores decisivos?

Cuando buscamos un resort sabíamos que queríamos que nuestra ceremonia se celebrara en la playa, así que buscamos una playa hermosa, ¡que no es difícil de encontrar en México! Entonces supimos que queríamos un resort sólo para adultos con una sensación única. Miramos varios resorts de estilo de cadena pero queríamos algo único con comida maravillosa y piscinas amplias, esto nos llevó a UNICO 20˚87˚!

 

Cuéntanos sobre tu vestido de novia - ¿Cómo lo encontraste? ¿Quién fue de compras contigo? ¿Cómo te sientes usando tu vestido?

Buscar un vestido de novia fue más difícil de lo que esperaba. Soy una persona muy indecisa y terminé yendo a 9 tiendas de novias diferentes antes de encontrar mi vestido en Bridal Aisle Boutique en Osseo, Minnesota! ¡Mi hermana y mi dama de honor estaban conmigo! ¡Una vez que me puse el vestido, lo supe!

 

Describe la reunión que tuviste con el equipo de la boda cuando llegaste al complejo.

Nos reunimos con Diana al día siguiente de llegar al complejo. Ella fue organizada y nos explicó todo lo que necesitábamos saber. Todavía teníamos que tomar algunas decisiones sobre la música y ella fue paciente con nosotros durante el proceso. Revisó todos nuestros detalles para asegurarse de que sus notas fueran correctas y luego nos llevó a una gira y nos mostró exactamente dónde se llevaría a cabo todo.

 

¿Cuál fue la mejor parte de tener una boda de destino?

Nos encantó que le dio a nuestra familia y amigos más cercanos la oportunidad de conocerse mientras pasábamos nuestra semana en el paraíso. Fue una oportunidad perfecta para que las personas que más queremos y nos preocupan pudieran hablar, reír y relajarse juntos.